La ministra de Cultura de Francia arremete contra Amazon

Es curioso escuchar estos comentarios de la ministra de Cultura del país galo. Aurelie Filippetti, que así se llama la ministra, cargó contra Amazon diciendo que en Francia están “hartos de Amazon”. Algo que choca con el éxito en ventas de la filial francesa del gigante online. 
Según la ministra, Amazon realiza unas prácticas desestabilizantes en el mercado con precios muy bajos con los que irrumpe y “rompe” el mercado. Precios con los que según ella, otras empresas (libreros y editores) no pueden competir, para luego, cuando lo controlan casi en su totalidad, ejercer el monopolio logrado para subir a posteriori los precios de sus productos (libros y ebooks).
Estos comentarios de la ministra sobre Amazon podrían considerarse “reales” en ciertos aspectos, aunque a mi parecer muy sobreexagerados. Pero si tenemos en cuenta que fueron hechos en el II Encuentro Nacional de Libreros Franceses celebrado en Burdeos recientemente, bajo el enorme aplauso de libreros y editores franceses, entonces la cosa cambia y lamentablemente se vislusmbran otros intéreses económicos en los que el Gremio de Editores y Libreros lo que quiere es dejar el mercado tal y como está, sin modernizarse ni adaptarse a los nuevos tiempos digitales, y así controlar ellos los precios, por cierto abusivos, a los cuales estamos ya acostumbrados (en España y otros países).
Y lo peor es que Aurelie Filippetti se está planteando la posibilidad de prohibir que Amazon pueda ofrecer los gastos de envío de libros de forma gratuita (en un pedido de libros superior a 19€) y eliminar la reducción del 5% sobre el precio marcado de los libros (que en realidad es algo legal y que pueden ofrecer todos los libreros en Francia o por ejemplo en España). 
Filipetti también dijo, en una entrevista al periódico francés Le Monde, que “no es normal que Amazon vulnere la ley del precio único al instalarse en Luxemburgo y no pagar una fiscalidad justa en Francia”. Pero lo cierto es que Amazon no marca descuentos inferiores a lo establecido por la ley, pero los editores consideran que la vulneran con sus habituales descuentos o gratuitidad en los precios de envío.
Todo esto es la misma cantinela a la que ya estamos acostumbrados en España, donde cada por tres el Presidente de CEGAL (La Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros)  realiza declaraciones similares en las que se quejan de las repetidas pérdidas que sufren a costa de la “piratería” o la actividad comercial de Amazon… todo esto sin relizar cambios ni mejorars ni propuestas realistas para digitalizarse, modernizarse y atraer a lso clientes.
Aurelie Filippetti, Ministra de Cultura en Francia
Anuncios