Los escritores actuales publican con más frecuencia

Ha sido grande el revuelo levantado por las últimas declaraciones de libreros y su asociación (CEGAL) en la Feria del Libro de Madrid 2012 con respecto a la disminución de sus ventas de libros en papel y como culpaban casi en su totalidad a Amazon, tanto por los precios más bajos en papel, como por una “venta agresiva ” de ebooks.
Entre los buenos comentarios que este tema suscitó, el enlace de un vídeo proporcionado por una_nenna (gracias) sobre dicha Feria del Libro, mostraba a varios escritores firmando o como algunos se promocionaban. Me pareció curioso el caso de uno de esos escritores, que había publicado 10 libros en 1 mes, los cuales no tenían nada escrito, sino simples fotocopias de alguna imágen repetida una y otra vez, y como ejemplo estaría el de Como hacerte millonario, que cuenta con hojas y hojas llenas de fotocopias de billetes de 500€.
Muchos lectores y usuarios pensarán que un libro así es un timo y que no pagarían ni un céntimo por él, pero eso me recuerda otro caso reciente en USA, donde un libro en blanco, escrito por Sheridan Simove, titulado What Every Man Thinks About Apart From Sex, se convirtió en un auténtico bestseller. Muchas eran las personas que se lo regalaban a amigos, maridos, compañeros y que éstos usaban como anotaciones, diario…
Quizás este autor, publicando tantos libros buscaba llamar la atención, ser más conocido, y darse una mayor publicidad. Algo así está pasando también en el mundo digital. Tal y como leía en un artículo de El País, muchos lectores se han acostumbrado a descargar instantáneamente un ebook y si les gusta, buscan otros ebooks para descargar/comprar del mismo autor. Por ello, los editores animan a sus escritores a aumentar la productividad, ya que creen que cuanto más presentes estén entre el público, más conocidos serán y por tanto más comprados.
Muchos son los autores que están compaginando sus habituales publicaciones en tapa dura (yambién editadas en ebook) junto con novelas cortas, relatos o series totalmente exclusivas en digital, para que su nombre esté así más presente. Además, dichos ebooks suelen publicarse entre 6-8 semanas antes de la publicación del “gran” libro que estaban escribiendo y a precios bajos (habitualmente menos de 1$). Apenas van a ganar dinero con estos libros digitales pero como decía, la publicidad que reciben les compensa. Ya lo comenta Jennifer Enderlin, editora adjunta de MacMillan, muchos de sus escritores han constatado un gran aumento en las ventas de ediciones en tapa dura cuando empezaron a publicar más trabajos.
En dicho artículo de El País, encontramos ejemplos entre escritores celebres como John Grisham que compagina sus habituales publicaciones anuales con la saga de novelas digitales Theodore Boone  o Steve Berry que publica también relatos cortos digitalmente entre libro y libro. Pero hay muchos más.
¿Qué pensáis vosotros de esto? ¿Se resentirá´n las obras del autor teniendo que escribir más frecuentemente? ¿Pueden dichas obras cortas beneficiar o perjudicar a cada escritor?
Anuncios