Ruptura entre bibliotecas y editores sobre el préstamo de ebooks

Esta semana se ha dado la noticia de que las bibliotecas y los editores no han llegado a un acuerdo sobre los préstamos de libros electrónicos. 

En el último año, la agrupación de bibliotecas y representantes de la industria editorial han estado negociando un acuerdo centralizado para el préstamo de libros electrónicos. Pero se ha demostrado que va a ser un proceso muy difícil, ya que ambas partes no pudieron encontrar un terreno común sobre varias cuestiones, tales como el coste de los préstamos, el número de copias digitales que las bibliotecas podrían obtener, el uso o no del DRM, etc.
 
Uno de los temas principales de esta clara división de opiniones incluso entre los propios editores ha sido sobre el tema del lanzamiento del ebook, donde algunos editores eran de la opinión de permitir que las bibliotecas pudieran prestar los ebooks desde el momento en que el mismo libro impreso salía a la venta, mientras que otros editores exigían una demora de por lo menos tres meses, y un tercer grupo solicitó la posibilidad de determinar una “demora de los préstamos” dependiendo de cada libro específicamente (es decir que un best-seller o un libro muy esperado podría ser demorado más tiempo que otro con menos interés comercial).

Esta semana, ambas partes anunciaron que todos los negociaciones han cesado y que las bibliotecas se encuentran en libertad de poder llegar de forma individual a acuerdos con los distintos editores.

Lo bueno de esta conclusión es que ahora cada editor puede determinar cuánto riesgo está dispuesto a asumir sobre los costes del préstamo de libros y sobre la demora o no de la puesta en préstamo de cada libro. Y no sé que pensar si esto finalmente será bueno o no para la industria del ebook y para los usuarios.



Anuncios