Richard Stallman: el peligro de los ebooks

Richard Matthew Stallman es un programador estadounidense y fundador del movimiento por el software libre en el mundo, como una alternativa al desarrollo y distribución del software no libre o privativo. Es también el inventor del concepto de Copyleft (aunque no del término), un método para licenciar software de tal forma que su uso y modificación permanezcan siempre libres y queden en la comunidad.

Este programador en bastantes ocasiones ha intentado concienciar a la sociedad advirtiendo de los peligros de usar dispositivos móviles, o incluso atacaba a corporaciones concretas como Microsoft o Google. Ahora en un nuevo artículo en su blog, habla sobre el peligro de los ebooks.
Richard Stallman pasa a exponer una serie de ventajas para los libros impresos:
• Se puede comprar con dinero en efectivo y por tanto de forma anónima.
• Al comprarlo, nos pertenece.
• No estamos obligados a firmar ninguna licencia que restrinja su uso.
• El formato es conocido, y no precisa de ningún tipo de tecnología patentada para poder leer el libro.
• Podemos dar, prestar o vender el libro a otro.
• Podemos, físicamente, escanear y copiar el libro, algo que a veces es legal bajo derecho de autor.
• Nadie tiene el poder para destruir su libro.
Quizás algunas ventajas os parezcan raras o extrañas, pero no lo son tanto  si las comparamos con los los ebooks actuales y su compra digital. Como claro ejemplo, Richard Stallman menciona a Amazon:
• En Amazon, los usuarios deben identificarse para conseguir un libro electrónico.
• En algunos países, Amazon dice que el usuario no tiene derechos sobre el libro electrónico.
• Amazon requiere que el usuario acepte una licencia restrictiva sobre el uso del libro electrónico.
• El formato es propio, lo cual produce en el usuario una restricción del software con el que se puede leer el ebook.
• Existe algo parecido a los  “préstamos” pero sólo se permite para algunos libros, por un tiempo limitado y especificando el nombre de otro usuario del mismo sistema. No se puede dar o vender.
No se puede copiar el libro electrónico debido a las restricciones DRM.
Amazon puede borrar de forma externa el libro electrónico. Ya lo hizo con miles de ejemplares de 1984 de George Orwell en 2009, sin previo aviso ni justificación. (Recomiendo leer el post del enlace).
La nota de Stallman concluye que “los ebooks no necesitan atacar nuestra libertad, pero lo harán si las compañías lo quieren. La lucha ha comenzado”
Anuncios