>La autoedición de libros en Amazon

>

Si una cosa tiene de ventajoso las redes a los autores es la autopublicación y el abánico de posiblidades en cuanto a distribución que le ofrece. Es verdad que el mundo editorial es un mundo de tiburones y es díficil poder publicar tu propio libro sin tener que pasar una y otra vez por editoriales que rechazan tu manuscrito o no lo valoran adecuadamente. Me viene claramente el ejemplo de la autora de Harry Potter, J.K. Rowling, que fue rechazada hasta en 10 ocasiones hasta encontrar alguien que publicase su libro. Si eso hubiese sucedido hoy en día, las facilidades de esa escritora hubiesen sido infinitamente mayores.

Sinceramente soy reacio a hablar de libros en el blog, pues existen ya blogs especializados en ese tema y de una forma espléndida como es Kindle Spain, pero sé que un poco de publicidad nunca le viene mal a  los autores de esos libros.

Por todos esos motivos y más, alabo a todos aquellos escritores que intentan hacerse un nombre con sus novelas o libros, buscando un hueco entre tanto escritor consagrado. Y aquellos que aprovechen las oportunidades que les ofrecen las nuevas tecnologías seguramente tengan más oportunidades de conseguirlo.
Entre esos autores que dan ese paso, voy a mencionar dos, pero podría mencionar a muchos. Tenemos por ejemplo a Ana Oliva, periodista y autora de la biografía autorizada de Antonio Banderas.
Editó una biografía de Antonio Banderas en 2003, con buenas ventas (unos 20.000 ejemplares). Pasados cinco años los derechos volvieron a ella (parece ser que  después de un año, la editorial no movió nada, ni sacó nuevas ediciones). Después de un tiempo y ver cómo se consolidaba Amazon y en concreto, el Kindle, se lanzó a autoeditarse dicha obra.
Otro ejemplo más reciente, es el de Enrique Osuna, con su libro de El Eterno Olvido, ha querido también rellenar un hueco notable que existe en Amazon sobre libros en castellano para Kindle. Por lo que esperemos que su acto de valentía le traiga también frutos positivos, y suceda algo similar al caso de los conocídisimos Konrath y Hocking, que tan bien explica nuestro amigo Manuel, del blog Ríos de Tinta Electrónica.
El eterno olvido (Spanish Edition)

 

Anuncios