Más juegos y apps para Kindle, y el futuro para los usuarios internacionales

Últimamente parece que las desarrolladoras de apps para Kindle se han puesto las pilas y ha sido grande la hornada de nuevos productos que han ido surgiendo en este año. E incluso, muchas desarrolladoras, viendo el éxito, han repetido, creando así nuevos productos. El listado es amplio:

Checkers (Code Mystic) — juego de las damas.
Checkers (A Gamz) — casualmente ha aparecido otro juego de las damas para Kindle.
Citadel of Chaos (Worldweaver) — continúando la estela de los libros-interactivos como su predecesor Warlock of Firetop Mountain o el Dusk World (de Amazon) y que han tenido tanto éxito.
Diamond crosswords (Puzux) — otra forma de hacer autodefinidos y crucigramas.
– Easy Calculator (Mobigloo) — una calculadora para el Kindle agradable visualmente y cumple bien operaciones básicas (aunque podría haberse optimizado para operaciones avanzadas de cálculo).
Notepad (7 Dragons) — indiscutible 5 estrellas para este bloc de notas. Algo que puede ser muy útil para el Kindle y para rentabilizar algo más su teclado.
Number slide (Amazon) — un puzzle gratuito que consiste en ordenar unas piezas según su número.
Peg Solitaire (Compulab) — el mítico juego del Peg para el Kindle.
Reversi Deluxe (Mobigloo) — otro gran juego clásico.
Spelling Star (Puzzle.TV) — un juego para deletrear con la familia o amigos.
Strimko (Braintonik) — un sudoku “diferente”.
Word Soup (Fuzzy Bug) –une letras para formar palabras.
– y la lista continúa…

Pero no comento la aparición de estos juegos ni apps para dar envidia a los usuarios internacionales a los cuales todos estos productos le están restringidos. ¿Qué pasa con ellos entonces?

La buena noticia es que los propios desarrolladores de aplicaciones quieren que dichas apps y juegos se puedan vender globlamente y están presionando bastante a Amazon para que así sea. Fruto de estas presiones Amazon recientemente ha cedido ligeramente en su actitud y ha empezado a comercializar apps y juegos, de los primeros que surgieron para el Kindle3, en países donde anteriormente se encontraban restringidos, como son Reino Unido y Canadá.  

No estamos hablando de que existan problemas de legalidad, pues no se trata de libros (o ebooks) donde podrían surgir problemas por los derechos editoriales y de publicación, o incluso sobre de derechos de autor (que en Europa son de 70 años tras la muerte del autor y en USA de 50 años). Por lo que se supone que sólo es cuestión de tiempo. ¡Usuarios internacionales aguantad! 

Anuncios