Las administraciones empiezan a tener en cuenta los eReaders en sus servicios

La tinta electrónica, la posibilidad de tener almacenados miles de libros en un mismo dispositivo y la ventaja de poder ampliar el texto a tamaños extraordinarios o realizar otras funciones modificando dicho formato, son conceptos prácticamente desconocidos para la mayoría de los ciudadanos, pero poco a poco los eReaders van calando en nuestra sociedad.

Ya no es de extrañar que, aunque sea a cuentagotas, distintas empresas, administraciones,… lo vayan incorporando entre sus servicios. Por ello me hago eco de una noticia en España, sobre la UMA (Universidad de Málaga, la 6ª ciudad en tamaño del país) que en febrero del año pasado empezó a ofrecer a sus alumnos el prestamo de libros electrónicos mediante 25 lectores, Papyre 6.1.

Debido al éxito rotundo y a la demanda de peticiones (se prestaron los eReaders en 651 ocasiones), la universidad ha decidido adquirir una nueva remesa de 39 nuevos dispositivos Papyre 6.1. Eso hace un balance de 64 dispositivos al alcance de cualquier estudiante, que con el simple hecho de presentar su carné universitario tiene el derecho a alquilarlo durante 15 días.

Sobretodo lo que más destacan estos usuarios es la facilidad a la hora de leer, la gran capacidad de estos dispositivos, la posibilidad de encontrar determinadas palabras dentro de los textos o el ahorro en impresión de documentos. Además algunos alumnos que lo usaron se sorprendieron gratamente al saber que podían escuchar música, por su capacidad para reproducir MP3, mientras leían.

Enhorabuena a la UMA por esta genial implementación en el aporte de nuevos servicios para el alumnado y esperemos que no sólo en España, sino en el resto de países, las administraciones e instituciones públicas se den cuenta del increíble beneficio y porvenir de usar este tipo de dispositivos.

Lector disponible por la UMA
Anuncios