Hace mucho mucho tiempo…

… el ser humano fue predominando como el ser más inteligente y capacitado de éste, nuestro planeta. Poco a poco fue adquiriendo y desarrollando conocimientos que le hicieron ir progresando evolutiva y socialmente. Si esos conocimientos no se hubiesen conservado de alguna manera y se hubieran legado a generaciones posteriores, gran parte de ese saber hubiese desaparecido irremediablemente.

¿Cómo mantener y propagar esa información? Primero fue con la pintura rupestre, luego distintas culturas crearon su propio alfabeto, éste se transcribió en madera, papiro y finalmente en hoja. Gran parte de este saber nos ha llegado en esas hojas de papel a modo de libro. Pero hoy en día ese libro, como nuestros ancestros hicieron en su día, ha evolucionado a lo que conocemos actualmente como ebook o, más correctamente diría yo, como ereader.

Yo soy un lector habitual y asiduo, y mi biblioteca no ha parado de crecer desde hace muchos años por lo que el tacto y olor de los libros ha llegado a convertirse en algo tan placentero como la propia lectura de él, por ello he sido muy reticente, como seguramente muchos sereís, al cambio del formato “analógico (el libro de papel) al “digital ” (libro electrónico).

Pero finalmente he dado el paso y quiero compartir con vosotros mi experiencia a la vez que dudas y problemas que me han surgido con mi nuevo ereader/ebook. Concretamente mi experiencia hasta llegar al Kindle 3 de Amazon.

Así comienza mi historia…

Anuncios